Suiza vota sobre la propuesta del 17 de mayo de poner fin a la libre circulación con la Unión Europea

Suiza vota el 17 de mayo sobre el fin del acuerdo con la Unión Europea sobre la libre circulación de personas, propuesto por la derecha populista pero rechazado por el gobierno y, según las encuestas, por la mayoría de los votantes.

La fecha de la consulta popular "Por una inmigración moderada" se fijó este miércoles en la reunión ejecutiva semanal.

Suiza se rige por un sistema semidirecto de democracia que permite que las iniciativas populares se presenten a referéndum y, si se aprueban, se incorporen a la Constitución.

La iniciativa en cuestión exige que Suiza "Regular de forma autónoma la inmigración de extranjeros" lo que, de aprobarse, dará lugar a la derogación del acuerdo de libre circulación de personas entre Suiza y la UE Suiza tiene múltiples acuerdos bilaterales con la UE, pero ha mantenido claras diferencias de inmigración desde 2014, cuando los suizos votaron a favor de la introducción de cuotas anuales de migrantes.

Los términos de esta iniciativa se han suavizado por la legislación aprobada por el parlamento suizo en 2016, que establece en lugar de cuotas una preferencia nacional para la contratación de trabajadores y trámites adicionales para las empresas a domicilio que desean contratar trabajadores de países de la UE.

La iniciativa ahora votante requiere que el gobierno negocie con Bruselas sobre el final del acuerdo de libre circulación concluido en 1999 dentro de un año o, si las negociaciones fracasan, denuncien unilateralmente el pacto.

La iniciativa provino de elementos de la fuerza política más grande del país, la Unión Democrática del Centro (UDC, derecha populista), que a menudo ha generado controversia con los carteles xenófobos, y el grupo de defensa Acción por una Suiza Independiente y Neutral (ASIN). .

El gobierno se opone a la iniciativa, argumentando que amenaza el empleo y que, debido a una "cláusula de guillotina", la terminación unilateral del acuerdo podría poner en peligro otros tratados celebrados con la UE, como Schengen y Dublín.

Una encuesta en línea de Tamedia publicada el 5 de enero encuestó a 11,000 personas en todo el país y descubrió que el 58% está en contra, el 35% a favor y el 7% no tiene opinión al respecto. El estudio tiene un margen de error de dos puntos porcentuales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *