Meco Gobierno admite apelar contra la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos

El gobierno admitió el martes apelar la condena del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) en el caso de uno de los estudiantes de la Universidad de Lusophone que murió en la playa de Meco en diciembre de 2013.

En una declaración enviada a Lusa, el Ministerio de Justicia admite presentar una apelación, señalando debilidades en la condena.

"Aunque el Estado no ha sido condenado en la parte sustantiva de la denuncia, sino solo en el aspecto procesal y con referencia a la fase inicial de la investigación, parece, sin embargo, que las deficiencias señaladas no se enmarcaron adecuadamente en la investigación general, así como como en el contexto del momento en que ocurrieron, ni sobre sus implicaciones en el resultado del proceso y el descubrimiento de la verdad ", dice la nota del Gobierno.

"Por lo tanto, no se excluye la posibilidad de solicitar la remisión del caso a 'Grande Chambre' (tribunal superior del TEDH) para una revisión de estos aspectos", agrega.

El estado portugués recibió la orden de pagar 13,000 euros en daños a la familia de uno de los estudiantes de la Universidad de Lusófona que murió en Meco hace seis años, dictaminó el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que determinó que la investigación no funcionaba.

Según el fallo publicado en el sitio web del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), además de los 13,000 euros en daños y perjuicios, el estado portugués tendrá que asegurar los más de 7,000 euros en honorarios y tasas judiciales.

El tribunal determinó que la investigación no cumplía con los requisitos relativos a la protección del derecho a la vida, principalmente debido a que una serie de medidas urgentes podrían haberse tomado poco después de la tragedia de Meco (diciembre de 2013), en la que murieron seis estudiantes que asistieron a una ceremonia. como siempre en la playa.

Sin embargo, consideró que no había un vacío legal en lo que respecta a la práctica común ya que la legislación nacional ya contenía una serie de "disposiciones penales, civiles y disciplinarias destinadas a prevenir, reprimir y castigar las circunstancias que ponen en peligro la vida de las personas o su integridad física o psicológica ".

“Aunque reconoció la naturaleza indudablemente trágica del presente caso, la Corte no consideró que el Estado (portugués) había incumplido sus obligaciones en virtud del Artículo 2 y (que podría) ser considerado responsable de la muerte del hijo (padre) de Soares Campos. André Campos) ”, afirma el TEDH.

El tribunal explica que el padre de Tiago André Campos, quien murió cuando fue arrastrado por una ola mientras asistía a una ceremonia incluida en la práctica académica en Meco Beach, afirmó que la muerte de su hijo había sido causada por la falta de una estructura legal reguladora en las playas. Las actividades habituales de las universidades portuguesas y se quejaron de que investigar las circunstancias de la muerte del estudiante había sido ineficaz.

En el fallo, el TEDH señala varios defectos en la investigación, comenzando diciendo que la casa donde se alojaban las víctimas podría haber sido aislada y el acceso prohibido a todas las personas que no están investigadas para evitar cualquier contaminación o incluso la pérdida de evidencia. .

La tragedia en Meco ocurrió el 15 de diciembre de 2013 y, después del descubrimiento del cuerpo de Tiago Campos, un día después, se abrió una investigación sobre las circunstancias de la muerte del joven, que debía presentarse en julio de 2014 y reabrir en octubre. del mismo año, cuando el "dux" João Gouveia fue constituido acusado.

En marzo de 2015, el tribunal decidió no enviar el caso a juicio y la Relación Évora acordó: las víctimas eran adultos y no habían sido privadas de su libertad durante el período habitual, por lo que João Gouveia no tenía responsabilidad penal.

En 2016, los padres de las víctimas presentaron demandas civiles contra el único sobreviviente y la Universidad de Lusophone por valor de 150,000 euros por cada víctima, y ​​el padre de Tiago Campos presentó una queja ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

La denuncia se presentó el 27 de mayo de 2016 alegando que Portugal había violado el artículo 2 del Convenio Europeo de Derechos Humanos, el artículo que establece el derecho a la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *